Elul 19: Una Bienvenida Casera – Donald Davis

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Todos los veranos mi esposa Merle y yo realizamos talleres de narración de cuentos en nuestra casa de Carolina del Norte. Alrededor de dos docenas de personas nos acompañan en estos eventos. Quienes participan me han venido siguiendo como narrador e intérprete de cuentos, y vienen con la esperanza de descubrir sus propias historias personales.

Hace diecisiete años, cuando planificamos el primero de estos encuentros, nuestra primera tarea fue decidir cómo recibir a estos invitados a nuestro hogar por primera vez. Esto era particularmente importante ya que todo indicaba que para muchos de ellos esta semana iba a ser el punto culminante de su año.

Decidimos invitarlos a casa a cenar. Además, decidimos que darles genuinamente la bienvenida no tenía que ver con lo que pudiéramos comprar para ellos sino con lo que pudiéramos hacer por ellos.

Por eso, la noche de su arribo vienen a nuestro hogar para compartir una comida que tiene diversas e importantes dimensiones: nosotros mismos somos los que hemos planificado y cocinado todo, desde el pan hasta el postre. Somos también nosotros mismos quienes nos ocupamos de servirles todo, desde el vino hasta los aperitivos, el plato principal y el café al final. Y también somos nosotros quienes retiramos la vajilla y limpiamos todo cuando los despedimos con el deseo de que tengan dulces sueños, después de haber pasado su primera noche en casa.

Nuestra experiencia es que después de que los recibimos de esta manera ellos sienten que verdaderamente queremos que estén con nosotros. Ya no es un trato comercial sino un compromiso personal significativo. También nos parece que una cena como esta promueve la apertura de aquellos que vienen a estar personalmente presentes con nosotros por una semana. Lo que sucede, de hecho, es que somos nosotros los que somos recibidos por ellos en sus corazones. Ninguna cantidad de  trabajo vale más la pena que aquello que sucede en nuestra muy casera y receptiva “comida de bienvenida”.


Donald Davis narra historias originales procedentes de su crianza en las Montañas del Sur de Carolina del Norte.  www.ddavisstoryteller.com