Elul 8: Dar la Bienvenida Realmente – Elka Abrahamson

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La escena final de la película “Amar realmente” bien vale una rápida mirada. El cierre es particularmente significativo así como el inicio de una historia de amor que es más interesante que el promedio. Oímos como preámbulo una voz en off que explica: “Cuando  me deprimo por el estado del mundo pienso en las puertas de “arribos” del Aeropuerto de Heathrow”. En el epílogo, que dura sesenta y dos segundos, se conduce al espectador a un conmovedor montaje cinematográfico en el sector de arribos del aeropuerto. Niños que se lanzan jubilosamente en los anhelantes brazos de los padres, amantes alejados que se enredan entre sí, y amigos o familias separadas que se reúnen en lagrimosos abrazos. El director Richard Curtis situó un equipo de cámaras en Heathrow y le dio instrucciones de filmar a la gente en el acto de la bienvenida y de  pedirles luego permiso para usar las imágenes. Vemos un rompecabezas de saludos expandiéndose rápidamente con la banda sonora de fondo de “Sólo Dios sabe lo que yo sería sin ti” de los “Beach Boys”.

Aunque algunos puedan disentir, este desenlace evita el cliché sencillamente porque los abrazos, la confusión de lágrimas del “te extrañé”, y las sonrisas de alivio son -de hecho- reales. Y todos hemos estado en aquellos abrazos. Hemos recibido a alguien de regreso en nuestras vidas con un apretado abrazo o miradas sujetándonos los rostros que expresan “¡Sí! ¡Sí! ¡Estás aquí”.

Aún así, minimizamos u olvidamos las formas en que apartamos a aquellos que queremos, el modo en que hemos dicho “No, no estoy presente ahora”. Nos estremecemos contando las veces que cerramos con barricadas los portales de nuestras almas, con o sin intención. Es Elul, tiempo de colocar la alfombrita de bienvenida para nuestro ser mejorado, abriendo de par en par las puertas del afecto, demostrándolo -también con la palabra- a los seres queridos con los que diariamente nos encontramos. Párate en la puerta de tu propia vida con brazos y corazones y espíritus bien abiertos. Proclama el tremendo privilegio de estar rodeado por personas a quienes les importas . Canta en voz alta tu propia canción de gratitud a Dios por ser lo que eres cuando estás con ellas.


La rabina B. Elka Abrahamson es presidente de The Wexner Foundation, con sede en Columbus, Ohio.